3. Elaborar proyectos de superación personal

Una parte importante del reforzamiento de nuestra personalidad, está determinada por el balance entre nuestros éxitos y fracasos. En concreto, lograr lo que deseamos y ver satisfechas nuestras necesidades proporciona emociones positivas e incrementa la autoestima.

Una forma de conseguirlo consiste en unir la mejora de la autoestima, el entrenamiento en asertividad y en aprender a relajarnos,  juntos los tres. Te recomiendo hacer un trabajo  compuesto por cinco pasos fundamentales:

1. Plantearnos objetivos terapéuticos claros y concretos.

2.      Entre ellos el fomento de la asertividad.

3. Establecer los pasos que se deben realizar para conseguir los objetivos.

4. Organizar las actividades que se han de realizar.

5. Ponerlas en marcha y disfrutar de los logros (con premios) que se vayan consiguiendo.

Veamos brevemente cada uno de estos pasos:

Primer paso: Plantearse un objetivo claro y concreto.

Un objetivo es lo  se desea hacer o conseguir. Plantearse un objetivo de forma clara y concreta ayuda a tener claro lo que queremos conseguir sin distraer nuestra atención con elementos secundarios. Por ejemplo: aprender a decir no a pretensiones injustificadas de los otros.

La meta que nos propongamos ha de reunir una serie de requisitos. Debe ser una meta:

- SINCERA, algo que realmente queramos hacer o deseemos alcanzar.
- PERSONAL, no algo que venga impuesto por alguien desde fuera.
- REALISTA, que veamos que es posible conseguir en un plazo relativamente corto de tiempo (unas cuantas semanas).
- DIVISIBLE, que podamos determinar los pasos o cosas que hemos de hacer para conseguirla.
- MEDIBLE, que podamos comprobar lo que hemos logrado y lo que nos falta para alcanzarla.
 
Ejemplos:

- Obtener una buena nota en una asignatura

- Ser más popular

- Llevarse bien con los hermanos

- Hacer deporte

- Ahorrar dinero

Segundo paso: ASERTIVIDAD.

La asertividad es la forma de expresar nuestros sentimientos y nuestros puntos de vista con toda firmeza y corrección. Es la manera de  defender nuestro derecho, actuando desde un estado interior de autoestima, distante tanto de la ansiedad,  cuanto de la rabia, sin intención de hacer daño, pero sin tolerar menosprecio.

La única forma de comunicación con los demás, que caracteriza a la autoestima desarrollada es la asertiva, es decir el diálogo respetuoso y directo, para expresar y defender nuestro punto de vista mediante voz serena, contacto visual, postura recta y frontal y uso de expresiones verbales que reflejan autorrespeto, como por ejemplo:

• Me sentiría mejor contigo, si...
• Algo que sucede y que me está afectando, es...
• No me siento bien, cuando...
• Cuando haces eso yo me siento mal... por favor no lo hagas de nuevo....
• Esto es lo que yo pienso…ahora dime lo que piensas tu.
• Ese es tu parecer, pero el mío también cuenta.
• Óigame, yo estaba antes que usted, no debe pasar delante.
• No me interesa, se lo agradezco.
• Gracias pero no estoy interesado.

Siguiendo con los ejemplos: decir al jefe que no prolongarás la permanencia en el trabajo porque quieres conciliar tu vida familiar con el mismo.

Tercer paso: Establecer las tareas que se deben realizar para lograrla.Entre otras un tiempo diario para la relajación.

Una vez que hayan concretado la meta que desean alcanzar, pídales que piensen en lo que tendrían que hacer para conseguirla. No todo se consigue en un día; para conseguir mejorar en cualquier aspecto que te propongas has de hacer pequeños esfuerzos.

Póngales como ejemplo el caso de los ciclistas que participan en la vuelta ciclista a España. La meta de muchos de ellos es ganar la carrera. Pero para ello se tienen que superar a lo largo de tres semanas distintas etapas (etapas de llano, etapas de montaña, contrarreloj).

Cuarto paso: Organizar las tareas en el orden en que habría que realizarlas.

Paso a paso y empezando por las que te resulten más asequibles. Si se intenta llevar a cabo todas las tareas al mismo tiempo, es muy probable que no se consiga nada. Para lograr una meta es muy interesante que se ordenen las tareas que se deben realizar y se establezca un plan de trabajo.

Una vez que tengan la lista de las tareas que deben realizar pida que las ordenen. El orden se puede establecer de forma lógica, según la secuencia temporal en las que se tengan que realizar (para hacer una casa antes del tejado habrá que hacer los cimientos) o, en el caso de que las tareas no necesiten una secuenciación temporal, se puede empezar por las tareas más sencillas y que requieran menos esfuerzo, dejando para el final las más difíciles o costosas.

Quinto paso: Ponerlas en marcha y prémiate los logros que se vayan consiguiendo.
Todo lo que consigas al desarrolla el Plan debes celebrarlo, por pequeños que te parezcan los logros: un capricho que tuvieras, un deseo que hubieras mantenido sin satisfacer cualquier cosa puede ser tu premio, incluso la simple satisfacción ¡que grande soy, lo he conseguido!

Un ejemplo que resume todo lo anterior puede ser el siguiente Plan para ser menos crítico contigo:
 
Ejemplo de Plan

1. Objetivo: Eliminar (o disminuir) tu hipercriticismo contigo

2. Tareas para conseguirlo:

- Relájate, entrénate en las técnicas de relajación.
- Deja alguna cosa sin hacer, para mañana.
- Llega tarde a alguna cita, conscientemente.
- Haz alguna tarea de forma deficiente y aguanta la tensión por ello.
- Cuando te sientas a tensión para hacer algo “perfectamente”, haz justamente lo contrario o no lo hagas.
- Deja de pagar en la tienda de tu compra diaria hasta el día siguiente.
- Si te asalta la idea de “tengo que..” o “debo hacer” no lo hagas hasta un buen rato después…o no lo hagas sencillamente.
 
3. Organización de las tareas (empezar por lo más fácil y avanzar hacia las tareas más difíciles)

Taller de Ideas Atutiplén
Todos los derechos reservados | Aviso legal